Síguenos en:

El agua y las lentes de contacto

Agua

Unas de las preguntas más habituales en los gabinetes de contactología por parte del paciente es si puede usar o conservar sus lentes de contacto con agua. La respuesta por parte del contactólogo siempre es la misma, NO.

A pesar de que las lentes de contacto blandas (que son las de uso más extendido) tengan un porcentaje en su composición de agua, estas nunca pueden conservarse con agua. La manipulación de las lentes para su inserción en el ojo, limpieza y conservación debe hacerse con los líquidos específicos. Independientemente de la vida útil de nuestra lente, bien sea desechable quincenal, mensual, trimestral, semestral… Debemos hacer caso a las recomendaciones y uso de líquidos para su cuidado.

En la actualidad las soluciones de mantenimiento de lentes blandas no sólo hidratan las lentillas, a su vez desinfectan, humectan y conservan las lentes de una manera óptima.

El mayor riesgo al utilizar el agua dulce con las lentillas es que estas se infecten por Acanthamoeba, un protista que puede causar una queratitis muy peligrosa para nuestros ojos.

Hay que prestar mucha atención a las recomendaciones en las consultas de oftalmología sobre el cuidado, conservación y uso de las lentes de contacto. Es su médico quién debe pautar el uso y controlar en todo momento el estado visual y anatómico de sus ojos.

Porque sus ojos es lo principal para nosotros, déjenos cuidarlos.

Déjanos tu comentario