Síguenos en:

Gafas para anomalías en la visión del color

Chica Gafas

A los pacientes que sufren anomalías en la visión del color se les denomina daltónicos. Esta anomalía va ligada al cromosoma “x” y la afectación es más común en hombres que en mujeres.

Puede haber daltonismo congénito o adquirido en algunas patologías de retina. Se clasifica en:

Acropsia: incapacidad de distinguir ningún color. El paciente ve en escala de grises.
Monocromatismo: Se da cuando sólo existe un único pigmento de los conos.
Dicromatismo: En este defecto nos falta o hay disfunción en uno de los pigmentos de la visión del color.
Tricromático anómalo: Estos pacientes presentan los tres tipos de conos pero con anomalías. Es el más común, presentan alteración en la visión del color. Tienen defectos muy parecidos a los dicromatopsicos pero menos notables.

color1

La disfunción más frecuente es la ceguera para el rojo o el verde. Ésta se da en el 8% de los varones y el 1% de las mujeres  y afecta bien a los conos responsables del rojo, bien a los del verde. Al faltar uno de estos conos, las tonalidades de luz que le deberían corresponder son captadas por el otro, de modo que una persona con este defecto identifica los dos colores como uno sólo.

Menos frecuente es la ceguera para el azul, en la que faltan los conos responsables de este color y el paciente no es capaz de distinguir entre los tonos azules y los amarillos.

Estas alteraciones se conocen como dicromatismos, pues el sujeto que las padece sólo dispone de dos tipos de conos.

Menos frecuente es la ceguera para el azul, en la que faltan los conos responsables de este color y el paciente no es capaz de distinguir entre los tonos azules y los amarillos.

¿Cómo funcionan las gafas para anomalías en la visión del color (daltonismo)?

Básicamente son lentes con filtros. Imaginemos que una persona no es capaz de distinguir rojo y verde, porque los fotorreceptores envían la misma señal al cerebro. Una forma de resolverlo es introducir un filtro para el verde que provoque que la máxima cantidad de luz que llega al ojo con un color verde se mueva en el espectro (de 550 a 540, ya no es verde) y ponemos otro filtro para mover el color rojo (de 600 a 610, ya no es rojo). Lo que conseguimos es separar más ambos colores y así proporcionamos una oportunidad al sistema visual de que los reconozca como diferentes. En conclusión, esto funciona porque hemos pasado de tener un problema al diferenciar rojo y verde a diferenciar algo “casi rojo” a “algo casi verde.

Con estos filtros cambiamos la señal que entra en el ojo, con lo que facilitamos que la persona tenga una nueva percepción. Para que los filtros incorporados a unas gafas funcionen es fundamental conocer el tipo de defecto que el paciente sufre. No funcionan de forma universal en todos los sujetos.

color2

Visión espectral sin anomalías en la percepción del color.

color3

Protanopía.

color4

Deuteranopía.

color5

Tritanopía.

 

Déjanos tu comentario